Carta de Yo Sí Sanidad Universal a la ministra de sanidad, Ana Mato

  • Fuente: Yo Sí Sanidad Universal

Desde Yo Sí Sanidad Universal consideramos que la gravedad de algunas cuestiones exige un posicionamiento público por parte de quien ha promovido y está gestionando la presente situación de exclusión sanitaria. Y solicitamos una reunión con usted.

A la atención de la Sra Ana Mato Adrover.
Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
Paseo del Prado nº 18, 28014, Madrid.

Madrid, a 24 de marzo de 2014

El 24 de abril del pasado año, cuando se cumplía el primer aniversario de la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 16/2012, llamado «de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones», registramos por este mismo procedimiento (Registro General del Ministerio de Sanidad) una carta en la que enumerábamos las razones por las que considerábamos el citado RDL ineficaz, injusto y cruel y en la que solicitábamos por ello su derogación, sin que hayamos obtenido en todo este tiempo respuesta alguna.

Durante los meses transcurridos desde entonces se han producido una serie de acontecimientos y conflictos (sanitarios, sociales, políticos y judiciales) que confirman que los efectos de dicho decreto no han sido otros que introducir un enorme caos y discrecionalidad en la asistencia sanitaria en nuestro país y destruir el modelo sanitario que teníamos, universal, sustituyéndolo por otro en el que los derechos se convierten en servicios. El derecho fundamental a la salud y a la integridad física de muchas personas ha quedado así a expensas de arbitrarios requisitos administrativos que instituyen un régimen de segregación y exclusión sanitarias.

Sin embargo, durante estos mismos meses, su Ministerio apenas se ha pronunciado públicamente en torno a dichos conflictos, dramáticos algunos de ellos. Bien al contrario, el Ministerio de Sanidad no ha parado de repetir, a través de múltiples portavoces y de la propia ministra, que la asistencia sanitaria en España «sigue siendo de calidad, gratuita y universal», cerrando así los ojos a la realidad no sólo de lo que sucede en los centros de salud y hospitales públicos españoles cada día, sino a la que figura cada vez con más frecuencia en las páginas de los periódicos.

Es por ello que una vez más nos dirigimos a usted por el canal oficial que proporciona su Ministerio, en esta ocasión para pedirle que se pronuncie explícita y públicamente, a través de la vía de la rueda de prensa o de la declaración oficial, acerca de los siguientes hechos:

  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que en septiembre de 2012 se diera de baja del sistema informático del Sistema Nacional de Salud a 913.000 personas extranjeras, entre ellas a 170.000 menores, los cuales según el RDL 16/2012 debían seguir gozando de asistencia sanitaria normalizada? ¿Y qué opinión le merece, señora ministra, que la plataforma ODUSALUD haya detectado 37 casos de desatención a menores durante 2013 en la Comunidad Valenciana?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que según la encuesta realizada en septiembre de 2013 por la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (SoMaMFyC), un 80% de los médicos y médicas de Madrid rechace la aplicación del RDL 16/2012 y otro 80% piense que puede tener consecuencias negativas sobre la salud de la población?
  • ¿Y qué opinión le merece, señora Ministra, que la Junta de Catilla y León, gobernada por el partido político al que usted pertenece, se haya negado a aplicar el repago de medicamentos hospitalarios afirmando que no puede tener «una finalidad disuasoria, pues hablamos de pacientes crónicos que no pueden ni deben abandonar sus tratamientos»?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra, que la Fundación Jiménez Díaz (hospital público madrileño de gestión privada), haya emitido en enero de este año a un ciudadano paraguayo sin permiso legal de residencia en España una factura de 390 euros como requisito previo para ser atendido en urgencias por un intenso dolor de vesícula, a pesar de que el Decreto Sanitario permite en teoría la atención en urgencias con cargo a fondos públicos a toda las personas, independientemente de su situación administrativa? ¿Y qué opinión le merece, señora Ministra, que también el pasado enero este mismo hospital se pusiera en contacto con la familia de un paciente de nacionalidad dominicana, que estaba ingresado en la UCI por un ictus masivo, reclamando el pago del coste de la atención?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que el Comisario de Empleo y Asuntos sociales de la UE se haya pronunciado en contra de la retirada de la tarjeta sanitaria a los y las emigrantes españolas que pasen más de 90 días fuera de España y que no estén cotizando en España ni hayan encontrado trabajo fuera?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que el Instituto Nacional de la Seguridad Social negara en marzo de 2013 la tarjeta sanitaria a un ciudadano cubano con residencia legal en España y que padecía un cáncer terminal, y que lo hiciera en virtud de la instrucción por la que las personas extranjeras reagrupadas con posterioridad a la entrada en vigor del Decreto Sanitario no podrán acceder a la Sanidad Pública? ¿Y qué opinión le merece, señora ministra, que el juzgado de lo Social número 3 de Burgos diera la razón en enero de 2013 a una afectada en esta misma situación (residente legal por reagrupación familiar) reconociendo su «derecho a la asistencia sanitaria con cargo al Sistema Nacional de Salud como asegurada»?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que según un estudio llevado a cabo por la Unión Democrática de Pensionistas (UDP) el 12% de las personas mayores de 65 años ha tenido que prescindir de o reducir la compra de algún medicamento?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que el convenio especial aprobado por su ministerio para «solucionar» la situación de quienes han perdido la tarjeta sanitaria y que cuesta entre 720 y 1.884 euros al año implique el pago por parte de las y los pacientes de cualquier prestación ajena a la cartera básica y del 100% del precio de todos los medicamentos, no garantizando por tanto una atención sanitaria capaz de combatir la enfermedad? ¿Podría su Ministerio ofrecer datos de cuántas personas han accedido hasta el momento a dicho convenio especial, señora ministra?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que revistas internacionales tan prestigiosas como The Lancet o el British Medical Journal hayan criticado su reforma sanitaria por haber erosionado la universalidad de la atención, por ir en contra de las recomendaciones de la ONU y por haberlo hecho por la vía del Real Decreto-Ley, es decir, «esquivando el debate parlamentario»?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que cuatro comunidades autónomas hayan presentado sendos recursos de inconstitucionalidad contra el Decreto Sanitario (dos de ellos ya admitidos a trámite), que otras dos comunidades tampoco lo estén aplicando y que otras tres comunidades más, todas ellas gobernadas por el Partido Popular, hayan puesto en marcha «trucos» para poder seguir ateniendo a todo el mundo en casos de salud pública? ¿Qué opinión le merece este panorama, señora ministra, teniendo en cuenta que una de las razones esgrimidas para la aprobación del Decreto fue «la armonización» entre las diferentes comunidades autónomas?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que el comité de expertos del Grupo para el Estudio del SIDA de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), junto con otros conocidos expertos en la materia, haya afirmado que «la aplicación del Real Decreto supondrá un ahorro económico muy inferior al esperado a corto plazo e impactará negativamente en la salud pública de nuestro país, […] aumentando además los gastos sanitarios a medio-largo plazo y alejándonos de los objetivos de salud internacionalmente asumidos»?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que una mujer rusa, violada en Galicia en marzo de 2013, recibiera una factura de 893 euros por la atención sanitaria que recibió en el centro de salud y en las urgencias hospitalarias en los días siguientes a la violación y como consecuencia de la misma?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que el Consejo de Europa sobre Derechos Humanos haya declarado la retirada de la tarjeta sanitaria a las personas sin residencia legal contraria a las leyes europeas de derechos humanos y lo haya hecho con el argumento de que el acceso a la sanidad «es un prerrequisito para la preservación de la dignidad humana»?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que a una paciente de nacionalidad paraguaya, operada en junio de 2013 en las urgencias del Hospital de La Princesa de Madrid de una fractura de peroné que requirió la colocación de agujas quirúrgicas, se le facture la vigilancia médica periódica y posterior retirada de las mismas? ¿Opina usted, señora ministra, que en caso de no poder pagar esta segunda intervención, la paciente debería dejarse el material quirúrgico dentro?
  • ¿Qué opinión le merece, señora ministra de Sanidad, que a día de hoy al menos dos personas hayan muerto como consecuencia directa del Decreto Sanitario (Alpha Pam en Mallorca en abril de 2013, y Soledad Torrico en Valencia en febrero de 2013), puesto que sufrían enfermedades fácilmente tratables y perdieron la vida por negárseles el acceso a los cuidados, pruebas y medicamentos básicos? ¿Qué opinión le merece este hecho, señora ministra?

Desde Yo Sí Sanidad Universal consideramos que la gravedad de las cuestiones planteadas exige un posicionamiento público por parte de quien ha promovido y está gestionando la presente situación de exclusión sanitaria.

Asimismo, le solicitamos la celebración de una reunión conjunta, con usted misma u otros responsables del Ministerio que usted dirige, para poder discutir acerca de la situación de emergencia sanitaria con la que desde nuestra organización lidiamos cada día.

No nos hurte a la ciudadanía el derecho, al menos, a recibir respuestas.

Agradeciéndole de antemano su interés,

Yo Sí Sanidad Universal

Yo Sí Sanidad Universal