Informe «Un año de exclusión sanitaria, un año de desobediencia.»

  • Fuente: Yo Sí Sanidad Universal

Yo Sí Sanidad Universal presenta este informe con motivo del aniversario de la entrada en vigor del RDL 16/2012. En él hemos estructurado toda la información que durante el año han recogido los grupos de acompañamiento, para así poder analizar las consecuencias que se han observado desde que comenzó su aplicación y valorar el camino recorrido durante un intensivo año de lucha y defensa del derecho a la salud.

Introducción

1.1 Real Decreto Ley, el cambio del modelo sanitario

El 1 de Septiembre se cumple el primer aniversario de la implementación del «Real Decreto Ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones.»

El nuevo modelo ha significado el abandono de la universalidad que caracterizaba a nuestro sistema público de salud en favor de un modelo de aseguramientos, un paso cualitativo de enorme gravedad, ya que representa un claro retroceso en términos de protección de la salud para cualquier persona que viva en el Estado español.

No obstante, el avance sobre el sistema sanitario público no se ha limitado a aquel primer Real Decreto Ley, sino que se han sucedido otros que han ido acentuando la exclusión. Así, el RDL 1192/2012 de 3 de agosto, por el que se «regula la condición de asegurado y de beneficiario a efectos de la asistencia sanitaria en España, con cargo a fondos públicos, a través del Sistema Nacional de Salud», vino a aclarar algunos puntos polémicos que habían aparecido en su antecesor, especialmente aquel que dejaba a las personas mayores de 26 años que nunca hubieran cotizado a la Seguridad Social —con independencia de su nacionalidad— sin cobertura sanitaria alguna, un extremo que el gobierno se vio forzado a modificar.

Recientemente, se ha promulgado el Real Decreto 576/2013, de 26 de julio, por el que se establecen «los requisitos básicos del convenio especial de prestación de asistencia sanitaria a personas que no tengan la condición de aseguradas ni de beneficiarias del Sistema Nacional de Salud…» y se modifican, precisamente, algunos artículos del que le precedía. Un año más tarde se pone precio a unos convenios que no hacen más que acentuar la exclusión.

La sucesión de estos RD, sumada al sinnúmero de instrucciones bajo las que cada comunidad autónoma va implementando los cambios, dan cuenta del nivel de improvisación que ha seguido el Ministerio de Sanidad. La imposición de un mensaje falaz respecto a quienes aportan al sistema sanitario (en realidad esa aportación la hacen todas las personas que transitan por territorio español, a través de impuestos indirectos como el IVA), la falta de coordinación entre los diferentes estamentos que se encargan de la gestión administrativa, el incumplimiento de las de por sí excluyentes leyes e instrucciones, la creación de tres carteras sanitarias aún sin definir con claridad, la fragmentación de la información y la casi inexistente capacitación del personal para afrontar todos los cambios implementados son otras características de una gestión irresponsable, improvisada y desordenada de la cartera que preside Ana Mato.

La propia Constitución española en su artículo 43 reconoce el derecho a la protección de la salud, pero las muertes de Alpha Pam o Soledad Torrico son dos casos que dejan al descubierto el desastre. En términos estrictamente sanitarios, la «prevención» y la «continuidad asistencial» son dos claves para mantener una protección cierta de la salud poblacional, y el RDL 16/2012 y los que le sucedieron instan a un camino en sentido radicalmente inverso al que recomiendan esos postulados.

1.2 Yo Sí Sanidad Universal, la desobediencia como camino

Yo Sí Sanidad Universal es una plataforma de desobediencia civil que nace como respuesta a la publicación y posterior implementación del Real Decreto Ley 16/2012 que impone un modelo de asistencia sanitaria de aseguramientos en detrimento de la universalidad que le caracterizaba hasta ese momento.

Esta iniciativa vecinal surge de un grupo de personas usuarias y trabajadoras del Sistema Nacional de Salud (SNS), que unieron sus fuerzas con el objetivo de lograr, a través de acciones desobedientes y denuncias públicas, la inmediata derogación de la nueva legislación y el restablecimiento del derecho fundamental y universal de protección de la salud, con independencia del lugar de origen o situación administrativa de quien requiera la atención.

Con la convicción de que se está vulnerando un derecho que atañe a toda la ciudadanía, «Yo Sí» se ha constituido en una respuesta ciudadana que busca extenderse por todo el Estado español a través de acciones desobedientes descentralizadas tendientes a que nadie, a que ninguna persona, sea privada de su legítimo y constitucional derecho a recibir asistencia sanitaria pública sin discriminación alguna.

Entre otras estrategias, hemos implementado la de los denominados «grupos de acompañamiento», una labor de desobediencia activa que comenzamos en septiembre de 2012 de forma experimental y que las propias vecinas y vecinos de Madrid y diferentes ciudades han ido replicando, cada uno con su propia idiosincrasia, y adaptando sus métodos de funcionamiento y actuación a los niveles de exclusión impuestos en las respectivas comunidades autónomas.

La presencia de grupos de acompañamiento en Valencia, Barcelona, Canarias, Zaragoza, Santander, Murcia, Las Rozas, Alcobendas, son algunos ejemplos de que el camino desobediente no solo es posible, sino necesario.

Así, no sólo estamos logrando que centenas o miles de personas a quienes se les denegaba el derecho a una asistencia sanitaria la puedan recibir, sino que seguimos tejiendo una red desobediente entre pacientes y personal sanitario, acercándonos, reconstruyendo ese vínculo fundamental entre ambas partes que la inmoralidad de un RDL inhumano y excluyente se empeña en cortar.

Un año de construcción colectiva no es fácil y sin embargo nos empuja el sentir de que es posible, de que allí donde hace un año encontrábamos un «no» como respuesta, hoy hay personas que hacen lo imposible para que nadie se quede del otro lado de la puerta de la exclusión sanitaria impulsada desde el Ministerio que encabeza Ana Mato.

Porque si la sanidad es un derecho, desobedecer es un deber… Desde Yo Sí Sanidad Universal seguimos luchando por la atención de todas las personas y la derogación del RDL 16/2012.

Descarga el informe completo

Yo Sí Sanidad Universal