Melilla, foco de la exclusión sanitaria en España

El último informe de REDER denuncia que entre abril y julio de este año han contabilizado 388 casos de exclusión sanitaria. «Ningún lugar de España retrata como Melilla este drama», dice el informe, que alerta de la especial vulnerabilidad de los menores extranjeros no acompañados. Hace cuatro años que entró en vigor el Real Decreto 16/2012, por el que se ha excluido a miles de personas de la atención sanitaria, incluso en casos de excepción contemplados por la propia ley.

Tarjeta Sanitaria

En los meses de 2012 que Fadoul estuvo fuera de España, nuestro país pasó a tener una Ley más y él un derecho menos. Cuando el joven marroquí consiguió volver a Melilla —donde había sido tratado de tuberculosis antes de ser deportado,— los brazos de los que le recibían en el hospital ya no estaban abiertos. Le denegaron el tratamiento.

Aquel 1 de septiembre había entrado en vigor la retirada de tarjetas sanitarias a los inmigrantes sin papeles debido al Real Decreto Ley 16/2012 (RDL), que arrebató este documento a más de 800.000 extranjeros residentes en España. A día de hoy, como en el caso de Fadoul, los principales afectados viven en Melilla. El alto porcentaje de población migrante, la aplicación más estricta posible del RDL y el gran número de personas viviendo en la calle (debido a la saturación de los centros de atención) hacen que esta ciudad autónoma encabece el ranking del drama de la exclusión sanitaria en nuestro país.

Según el último informe de la Red de Denuncia y Resistencia al RDL 16/2012 (REDER), entre abril y julio de 2016 se han detectado 388 casos de vulneraciones del derecho a la salud, con las que suman un total 2.496 desde la creación del colectivo hace dos años. Con frecuencia se detectan en Castilla y León, La Rioja, Ceuta y Melilla, las pocas regiones autónomas que no aprobaron medidas para contrarrestar la reforma.

En esta última ciudad preocupa especialmente la situación de los menores extranjeros no acompañados (MENA) que viven en la calle debido a la saturación de los centros de acogida o, como ellos mismos han explicado, al miedo a ser agredidos en algunos de ellos. «Cuando acuden al hospital, se niegan a proporcionarles asistencia hasta que no llegue la policía local. Esto genera miedo en los niños y provoca que, en numerosas ocasiones, los menores terminen por escapar sin haber recibido la atención debida», relata el informe.

Seguir leyendo la noticia en eldiario.es

Yo Sí Sanidad Universal