La medida urgente permitirá acceder a los servicios de salud y al subsidio de paro en caso de despido por la epidemia

El Gobierno de Portugal ha decidido la regularización exprés de todos los inmigrantes que tenían pendiente la autorización de residencia. La decisión fue tomada en el último Consejo de Ministros y acompaña a otras medidas sociales y económicas para paliar las consecuencias de la epidemia del coronavirus, que ha obligado a la declaración del estado de emergencia en el país. Los inmigrantes pasan a tener los mismos derechos que todos los ciudadanos portugueses si ya habían iniciado los trámites para solicitar la residencia.

Al comienzo de la epidemia, en la primera semana de marzo, el contagio de un trabajador nepalí en los invernaderos del Algarve, al sur de Portugal, levantó la alarma. De la noche a la mañana, un grupo de 79 nepalíes fue confinado en una escuela ante el desconcierto de los trabajadores. Algunos salieron huyendo creyendo que estaban detenidos o que los iban a devolver a su país, pero finalmente se les explicó que el motivo era sanitario. La situación de estos inmigrantes creaba un problema administrativo, en plena ola de devolución de extranjeros a sus respectivos países. Dos semanas después, apenas 18 de ellos siguen confinados en una escuela de Faro —aprovechando la suspensión escolar—, pues fueron los únicos que dieron positivo en el test de la Covid-19. Sus compañeros han vuelto a los invernaderos, ya que si no trabajan, no cobran. Las ayudas extraordinarias decretadas no se les podían aplicar.

Ver la noticia completa

Yo Sí Sanidad Universal